Simbolismo de los colores: el blanco y el negro

6 Apr

 Simbolismo de los colores

   El blanco y el negro

 

     En toda la obra, prevalece el contraste entre el blanco y el negro y esta oposición es interrumpida sólo por el color verde del vestido de Adela y de su abanico con flores verdes y rojas. Por lo que concierne al color blanco, lo encontramos en las descripciones de la casa, como símbolo de pureza y de virginidad[1]:

 

Habitación blanquísima del interior de la casa de Bernarda (ACTO I)

Habitación blanca del interior de la casa de Bernarda. (ACTO II)

Cuatro paredes blancas ligeramente azuladas del patio interior de la casa de Bernarda. (ACTO III)

MAGDALENA: (…) Hoy hay más finura. Las novias se ponen velo blanco como en las poblaciones, y se bebe vino de botella, pero nos pudrimos por el qué dirán.

(ACTO I)

ADELA: (…) ¡No quiero perder mi blancura en estas habitaciones! ¡Mañana me pondré mi vestido verde y me echaré a pasear por la calle! ¡Yo quiero salir! (ACTO I)

ADELA: El caballo garañón estaba en el centro del corral. ¡Blanco! Doble de grande, llenando todo lo oscuro. (ACTO III)

MARÍA JOSEFA: Es verdad. Está todo muy oscuro. Como tengo el pelo blanco crees que no puedo tener crías, y sí, crías y crías y crías. Este niño tendrá el pelo blanco y tendrá otro niño, y éste otro, y todos con el pelo de nieve, seremos como las olas, una y otra y otra. Luego nos sentaremos todos, y todos tendremos el cabello blanco y seremos espuma. ¿Por qué aquí no hay espuma? Aquí no hay más que mantos de luto. (ACTO III)

 

     El negro es símbolo de luto, como hace entender también Bernarda en sus afirmaciones autoritarias, y simboliza la muerte y la tristeza:

 

(Por el fondo, de dos en dos, empiezan a entrar mujeres de luto con pañuelos grandes, faldas y abanicos negros. Entran lentamente hasta llenar la escena)

(ACTO I)

BERNARDA: (Arrojando el abanico al suelo) ¿Es éste el abanico que se da a una viuda? Dame uno negro y aprende a respetar el luto de tu padre. (ACTO I)

MARTIRIO: Lo que puedes hacer es teñirlo de negro. (ACTO I)

(Sale Martirio por otra puerta y queda en angustioso acecho en el centro de la escena. También va en enaguas. Se cubre con un pequeño mantón negro de talle.) (ACTO III)

(Aparece Bernarda. Sale en enaguas con un mantón negro.) (ACTO III)


[1] Federico García Lorca, La Casa de Bernarda Alba, op. cit., pp. 83-84.

(E’ severamente vietata la riproduzione e la diffusione di stralci o dell’intero articolo, poiché fanno parte di una tesi di laurea e il copia & incolla implica il reato di plagio.) 

A cura di Michela Borrelli

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...

%d blogger cliccano Mi Piace per questo: